miércoles, 4 de noviembre de 2015

Cómo prevenir la infección de orina

¿Alguna vez habéis sufrido ese ardor horrible tras ir al baño? Probablemente estés sufriendo una infección de orina, comúnmente conocida como cistitis.
Desgraciadamente, a lo largo de mi vida, he sufrido varias de estas infecciones, por eso, sé de lo que os hablo al decir que es muy dolorosa.
La cistitis, es mucho más frecuente en mujeres que en hombres, debido a que nosotras tenemos la uretra (conducto por el que se expulsa la orina hacia el exterior) mucho más corta y los gérmenes tienen más fácil el acceso hacia  la vejiga. Además, en las mujeres la uretra está muy cerca del área perianal, por lo que es fundamental una correcta limpieza y normas sanitarias, que más abajo veremos, para evitar que los gérmenes accedan desde el ano a la vulva y vejiga.


Síntomas de infección de orina

Entre otros puede causar:
  • Necesidad urgente y frecuente de orinar, la mayoría de las veces se expulsa poco líquido.
  • Quemazón en la uretra al orinar.
  • Dolor al orinar y en las relaciones sexuales.
  • Aparición de sangre en la orina.
  • Fiebre y escalofríos.
  • Dolor en el costado o espalda.
Además, una infección de orina mal tratada, puede dar lugar a lo que se denomina pielonefritis, que es una inflamación e infección de las vías urinarias altas, mucho más peligrosa y complicada de tratar que una infección de orina común.

Causas de la infección de orina

Normalmente, la cistitis está causada por bacterias. La Escherichia Coli (E.Coli), que convive en nuestro organismo, es una de las principales causantes. De ahí la importancia de una correcta higiene para prevenirla. El paso de estos gérmenes a la uretra, puede darse por ir al baño y no llevar a cabo una correcta higiene, beber poca agua, pasar muchas horas sin ir al baño, la menopausia, las relaciones sexuales, el embarazo, algunos métodos anticonceptivos como el diafragma, etc.

¿Cómo podemos evitar la infección de orina?

En primer lugar, si ya está sintiendo los síntomas, deberías ir al médico a que te haga un análisis de orina y un cultivo para verificar que tienes infección. Lo más probable, es que si la tienes te recete un antibiótico que elimine la bacteria causante, pero nunca, te automediques!!
Lo más  importante es prevenir para que esto no vuelva a pasar. Siguiendo una serie de hábitos y normas higiénicas podemos evitar pasar por esta infección tan dolorosa e incómoda.
Lo primero que debemos hacer es beber bastante agua, se recomienda unos 2 litros al día, tanto en la prevención como si ya tienes la infección para eliminar más fácilmente los gérmenes.
A continuación os voy a dar una serie de pautas higiénicas imprescindibles para evitar las infecciones:

  • Al ir a orinar, siempre limpiarse de delante a atrás.
  • Al defecar, imprescindible lavarse bien la zona perianal.
  • No lavarse en exceso la vulva, puede destruir nuestras defensas naturales.
  • Antes y después de las relaciones sexuales, los dos miembros de la pareja deben lavarse los genitales.
  • Antes y después de las relaciones se debe orinar, especialmente después, para intentar expulsar los posibles gérmenes que hayan entrado por la uretra.
  • Usar toallas individuales, una para la zona de la vulva y otra para el ano. Jamás usar una común.
  • No pasar muchas horas sin ir al baño.
  • Si se es muy propensa a sufrir esta infección, usar ropa interior de algodón.
  • Intentar mantener la zona seca y libre de humedad. Por ejemplo en verano no pasar mucho tiempo con el bañador mojado, la humedad favorece a la infección.
  • Evitar sentarnos en superficies frías o mojadas.
  • No llevar pantalones excesivamente ajustados y que irriten la zona.
  • Durante la menstruación, llevar una higiene adecuada, ni en exceso ni en defecto. Lo normal es lavar la vulva una vez al día y si no es necesario, no usar jabón.
  • Usar un gel adecuado para la zona, testado dermatológica y ginecológicamente.
  • Evitar manipular la zona con las manos sucias (especialmente durante las relaciones, cambios de tampón, compresa..)
  • Cambiarse todos los días de ropa interior.
  • No llevar durante mucho tiempo salva-slips y si es así, cambiarlos frecuentemente.
  • Evitar bebidas alcohólicas y sustancias irritantes como el tabaco y comida picante, especialmente mientras estés sufriendo la infección.

Complementos y remedios naturales para evitar y tratar  la cistitis

Afortunadamente, tenemos muchos remedios y tratamientos. El más extendido, es el uso del jugo de arándanos. Este jugo, tiene muchísimas propiedades, entre otras, evita que las bacterias se adhieran a las paredes del tracto urinario y además de prevenir, ayuda a la eliminación de las mismas.
En el mercado, podemos encontrar multitud de marcas que lo comercializan, bien en jugo o bien en cápsulas. Si  no te gusta demasiado el sabor ácido del arándano, la mejor opción son las cápsulas.
Otra cosa que podemos hacer, sobre todo si eres muy propensa a sufrir infecciones, es subir las defensas. En este caso, son excelentes aliados los probióticos, especialmente si has estado tomando el antibiótico recetado por el médico, ya que además, te ayudará a repoblar la flora intestinal que el antibiótico haya podido eliminar. Os dejo el enlace de una entrada muy completa de los complementos naturales que podemos tomar para aumentar nuestras defensas, sobre todo de cara al invierno.


Otro remedio que nos va a aliviar bastante el dolor, será aplicar calor seco en la zona, bien con una manta eléctrica o bien con un saco de semillas. Nos va a reconfortar mucho y ayuda a pasar el mal rato. Y por último, podemos tomar baños de asiento en un bidé. Esta práctica está totalmente contraindicada para mujeres embarazadas, ya que puede favorecer un aborto.
Y sobre todo, llevar una correcta alimentación, variada y rica en verduras, fruta y legumbres.

Hasta la próxima!








0 comentarios:

Publicar un comentario