lunes, 29 de mayo de 2017

Empanada casera de bacalao fresco y pimientos

Empanada casera de bacalao fresco y pimientos
























¿Qué tal habéis empezado la semana amigos? Espero que con mucha energía y ganas de cocinar. La receta de hoy es una riquísima empanada casera de bacalao fresco. Es muy versátil y para cualquier hora del día. Se puede tomar fría o ligeramente templada. Os aguanta varios días en la nevera y es una opción sana para las cenas. El bacalao es un pescado blanco por lo que es bajo en grasas. Posee gran cantidad de vitaminas del grupo B así como fósforo y potasio. Es importante que el bacalao sea fresco, nunca salado, ya que solo nos aportará grandes cantidades de sodio y es probable que estropee la receta.
Os dejo ya la receta.

Ingredientes para 1 empanada:

- 2 paquetes de masa de hojaldre con o sin gluten
- 2 tomates grandes.
- 2 pimientos verdes.
- 3 lomos de bacalao fresco.
- 1 cebolla grande.
- Aceite de oliva y sal.

Empanada casera de bacalao fresco y pimientos

Procedimiento:

Retiramos la piel del bacalao y lo trituramos con un procesador o picadora . A continuación lavamos los pimientos, les quitamos las pepitas y los cortamos en tiras.
Lavamos los tomates, les quitamos la piel con un pelador y los cortamos en dados. Por último, picamos la cebolla.
Sacamos la bandeja del horno y lo precalentamos a 220º C.
Ponemos un poco de aceite de oliva en una sartén grande y echamos la cebolla, salamos ligeramente y cuando comience a transparentar, añadimos el pimiento. Sofreímos durante un rato e incorporamos los tomates. Añadimos el bacalao cuando el sofrito esté listo. Cocinamos durante unos minutos y rectificamos de sal.
Ponemos una de las láminas de hojaldre sobre un papel de hornear en la bandeja del horno. La pinchamos con un tenedor e incorporamos nuestro relleno dejando dos dedos de separación en el borde de la masa. Por último, ponemos la otra masa por encima haciéndola coincidir con la de abajo y vamos cerrando los bordes con un doblez. Pinchamos la tapa de hojaldre y pintamos con huevo batido.
Bajamos el horno a 180º C y horneamos con el ventilador por unos 20 minutos.
¡Y ya la tenemos lista! Esperamos a que enfríe para cortarla.
Espero que os haya gustado y que sigáis visitando mi blog.

Un abrazo. Alicia

miércoles, 3 de mayo de 2017

Judías blancas "rápidas"

¿Qué tal amigos? Después de una pequeña pausa en la que he dedicado algo más de tiempo al grupo de Facebook, vuelvo con las pilas cargadas.
Como sé que no tenéis mucho tiempo para dedicar a la cocina, os he preparado esta deliciosa receta de Judías blancas con verduritas rápidas de hacer y, como siempre, ricas y sabrosas. El tener poco tiempo, no siempre justifica no cocinar cosas sanas y ricas como unas buenas legumbres ya que hay trucos para ahorrar tiempo como usar las que ya vienen cocidas, eso sí os recomiendo lavarlas antes de consumirlas.
Estas judías se preparan en unos 20-30 minutos, son económicas y, si os sobran, se pueden congelar sin problema y ya tenéis preparada la comida para otro día.

¡Vamos allá!

Para prepararlas vais a necesitar:

- 1 bote de judías blancas cocidas (por supuesto si queréis podéis cocerlas vosotros).
- 1 cebolla grande.
- 2 ajos.
- 1 pimiento verde grande.
- 2 tomates.
- 250 ml de caldo casero de verduras (cociendo algunas verduras sofritas en un poco de aceite de oliva, sal    y con algún hueso obtendréis un caldo de calidad y sin aditivos, no como los que venden).
- 600-750 ml de agua (depende de lo caldosas que las queráis).
- 1 Punta de jamón (opcional).
- 1 Zanahoria grande.
- 2 Patatas pequeñas.
- Aceite de oliva y sal.
- 1 pizca de cúrcuma.





Preparación:

Ponemos unas 3-4 cucharadas de aceite de oliva en una olla, incorporamos la cebolla picada con un poco de sal y los dos ajos cortados. Cuando la cebolla esté transparente, añadimos el pimiento lavado, secado y cortado en tiras, los dos tomates lavados y pelados también troceados y rehogamos todo el conjunto durante unos minutos. A continuación añadimos la zanahoria y la patata peladas, lavadas y troceadas. Sofreímos bien sin dejar de remover para que no se pegue la patata. A continuación, incorporamos el caldo y el agua previamente calentados. Removemos bien y añadimos la punta de jamón (en el caso de que querías usarla le da un sabor mucho más potente y sabroso). Echamos la cúrcuma y no salamos hasta que termine de cocerse la patata y la zanahoria. Cuando estén bien hechas añadimos las judías lavadas y escurridas y removemos con cuidado para que no se deshagan. Dejamos cocer unos 5 minutos.
Apagamos el fuego, rectificamos de sal y dejamos reposar unos minutos y ¡ya las tenemos listas para servir!.