viernes, 27 de abril de 2018

Smoothie de plátano y melón Galia

¡Buenos días de nuevo! Seguimos con los sabrosos y nutritivos smoothies. Aprovechando que unos familiares han viajado a Almería y han traído unos maravillosos melones Galia, he preparado este riquísimo batido que es dulce y apetitoso.

Como sabéis, el melón Galia es de un intenso color verde en su interior y amarillo en el exterior. Esto se debe a que en un cruce de dos especies distintas. Quizá, es la variedad de melón más dulce que existe y, al igual que las demás, tiene un alto porcentaje en agua (alrededor del 85-90%), contiene vitamina C, ácido fólico, betacarotenos, vitamina A, bajo contenido en sodio y, sobre todo mucho potasio, que es diurético.
La fibra de los melones Galia es un excelente aliado para las persona que sufren de estreñimiento y, si además, le añadimos el Psyllium (que ahora os hablaré de él) hacemos que este batido sea una altísima fuente de fibra. Eso sí,  al llevar además incorporado plátano, no es muy aconsejable para dietas bajas en azúcares, o al menos consumirlo con mucha moderación y control.

Como os decía, he añadido una cucharadita de cáscara de Psyllium o cáscara molida de Plantago ¿lo conocéis? El Psyllium se utiliza para personas con problemas de estreñimiento crónico, fisuras y hemorroides anales ya que absorbe el agua creando mucílagos (una especie de gel que podemos observar también en las semillas de chia o el lino) formando una masa blanda no irritable que ayuda a eliminar las heces. Pero no os asustéis, ni tiene un aspecto ni gusto gelatinoso, ni ningún sabor, por lo que para las personas con este problema que no soporten la gelatina de la chia o el lino es perfecto. Pero su uso va mucho más allá. El Psyllium es ideal para desintoxicar el organismo, es una ayuda para bajar los niveles de colesterol LDL (malo) y, además,  al no contener gluten, su uso se está extendiendo en la elaboración de panadería y pastelería sin gluten gracias a su poder espesante y aglutinador que le falta a este tipo de masas.

Hay que tener cuidado con la cantidad que tomemos, lo normal es una cucharadita y se puede aumentar gradualmente en el caso de que lo necesitéis. Algunas personas experimentan algo de gases al inicio de tomarlo, aunque es algo totalmente normal, en mi caso no he notado ningún malestar.Os animo a seguir informándoos de todas las utilidades que se le pueden dar al Plantago y os quedaréis sorprendidos. Se puede comprar en cualquier herbolario y el precio no es excesivamente alto y cunde mucho.

Bueno no os entretengo más y paso a poneros la lista de ingredientes.

Ingredientes para  1 vaso:

-1 plátano maduro.
-1 rajita de melón Galia.
-1 vaso de bebida vegetal (en mi caso de arroz) bien fría.
- Canela al gusto y algo más para decorar.
-1 cucharadita de Psyllium (opcional).

Preparación:

Pelamos el plátano, lo partimos y hacemos lo mismo con el melón. Ponemos en el vaso de la batidora la bebida vegetal elegida y las frutas. Por último añadimos la canela y el Psyllium y batimos.
Servimos con un poco de canela espolvoreada por encima y muy frío. ¡A disfrutar!

La verdad es que es uno de mis batidos favoritos, tiene un sabor tannnnn dulce y delicioso que es difícil resistirse.

Gracias amig@s. Espero vuestros comentarios y ¡hasta la próxima!


viernes, 20 de abril de 2018

Smoothie de coco, piña y espinacas

Smoothie de piña natural, coco y espinacas
Buenos y soleados días. Ya vamos entrando de lleno poco a poco en la primavera y, con la subida de temperatura, el cuerpo nos va pidiendo ingerir más líquidos y alimentos frescos.
Si además están deliciosos como este batido de coco y piña nos resultara mucho más apetecible comer frutas y verduras beneficiosas para nuestra salud.
Este batido lleva verduras de hoja verde que, comiéndolas en crudo y no someterse a ninguna fuente de calor, aprovechamos todas sus cualidades que, como sabéis, nos apartan tales como: hierro, vitaminas del grupo B, vitamina C, calcio y magnesio por citar algunas.
Este batido es  ideal para cualquier hora del día, desayuno o merienda y, de verdad, que está buenísimo y es una excelente idea para tomar frutas y verduras si sois de los que os cuesta.


Os pongo los ingredientes y cómo prepararlo.

Ingredientes para 2 vasos:

-150g de piña fresca.
-50 g de espinacas frescas o canónigos.
-70 g de leche de coco + 1 cucharada por vaso para montar.
-1 vaso de bebida vegetal (en mi caso usé avena).
-Nuez moscada y canela al gusto.
-Un poco de sirope de agave, xilitol, azúcar de coco o cualquier endulzante natural.
-Frambuesas u otro fruto rojo para decorar.

Preparación:

Smoothie de piña natural, coco y espinacas
Partimos la piña en trozos y la ponemos en el vaso de una batidora potente. Añadimos la bebida vegetal y la leche de coco y batimos. Cuando este bien triturada la piña, añadimos la verdura elegida y las especias. Por último rectificamos con un poco de sirope de agave u otro endulzante, solo si es necesario.
Volcamos en una vaso o copa. Reservamos. Tomamos la cucharada de leche de coco y la ponemos en un vasito, con la ayuda de un batidor de mano (de los que se usan para conseguir un café cremoso) batimos hasta conseguir que se monte. Añadimos por encima de nuestro batido y por último ponemos los frutos rojos de nuestra elección.


Consejos:

La leche de coco debe de ser pura es decir, solo agua y coco y a ser posible con un contenido en coco mínimo del 60-65%. Debe estar fría de la nevera para que monte bien.
La piña es una fruta perfecta para picar entre horas, por su alto contenido en agua es muy diurética. Además contiene muchos minerales y vitaminas y, lo más interesante , contiene la enzima bromelina que nos ayuda a hacer buenas digestiones (ayuda a digerir las proteínas). De hecho esta encima está presente en muchos preparados enzimáticos que podéis adquirir en los herbolarios, pero si se puede tomar natural mucho mejor. En casa compramos las piñas enteras y las troceamos, la guardamos en la nevera y se conserva en buenas condiciones varios días. Las de lata normalmente están llenas de aditivos y azúcares.
Las espinacas se pueden sustituir por el vegetal de hoja verde que queráis por ejemplo: kale, rúcula o canónigos. También se puede hacer con germinados para aportar aún  más beneficios.

Espero que os haya gustado y sobre todo que lo probéis. ¡Os va a encantar!

Un abrazo


Smoothie de piña natural, coco y espinacas

lunes, 16 de abril de 2018

Empanadillas de Zarangollo murciano

Receta empandillas de calabacín
¡Buenos días! ¿Qué tal habéis empezado la semana? Yo cargada de energía y con mil proyectos en marcha. De momento, para dejaros con buen sabor de boca y empezar el lunes con ganas, os traigo otra nueva receta que, estoy segura, os va a gustar. Si no tenéis nada pensado para la cena  y os apetece comer algo sano y rico, podéis preparar estas deliciosas empanadillas de calabacín con cebolla y huevo (Zarangollo) que se preparan bastante rápido. Además, van hechas al horno, por lo que evitaremos las insanas frituras cargadas de ácidos grasos saturados. Además, si os sobran, se pueden consumir perfectamente en buenas condiciones hasta dos días después de preparadas, están buenísimas incluso frías.
En el blog tenéis la receta del zarangollo murciano en este enlace, pero en esta ocasión, tiene unos pequeños cambios.
Vamos a ver los ingredientes que nos hacen falta para preparar 16 empanadillas.


receta empanadillas de calabacín
Ingredientes

- 1 Calabacín grande
-1 Cebolla mediana
-2 Huevos + 1 para pintar
-Hierbas provenzales, sal y aceite.
-16 Obleas grandes de empanadillas
-Sésamo para decorar.

Preparación

Precalentamos el horno a 200 º C.
Pelamos el calabacín y lo troceamos, preferiblemente con una mandolina para que el grosor de las rodajas sea fino y el calabacín tarde menos en hacerse, reservamos. Pelamos y troceamos una cebolla. Ponemos en una sartén un poco de aceite de oliva de buena calidad. Echamos la cebolla y salamos ligeramente. Cuando empiece a transparentar, incoporarmos el calabacín.
Dejamos rehogar unos minutos y cuando esté listo, apagamos el fuego e incorporamos los dos huevos, removemos y que se vayan haciendo con el calor residual, rectificamos de sal y añadimos unas hierbas provenzales.

Dejamos enfriar ligeramente el zarangollo. Forramos la bandeja del horno con papel de hornear o aislante de silicona y vamos rellenando las obleas de las empanadillas con una cucharada del zarangollo. Cerramos cada empanadilla con la punta de un tenedor haciendo presión.

Batimos un huevo con un pelin de sal y pintamos las empanadillas. Finalmente las decoramos con semillas de sésamo.

Horneamos las empanadillas a 200º C, calor arriba y abajo sin aire, durante 15-20 minutos, vigilando que no se quemen.

Dejamos enfriar un poco antes de comerlas. Muy calientes no se aprecia bien el sabor, es mejor dejar reposar las empanadillas unos minutos, si es que sois capaces de no tiraros a por ellas, creedme que es difícil.

Un abrazo y espero vuestros comentarios.

receta empanadillas de calabacín
Antes de hornear
receta empanadillas de calabacín
¡¡Listas para atacar!!


viernes, 13 de abril de 2018

Tartaletas crudiveganas de fresa con frutos secos

Tartaletas de fresas con frutos secos crudiveganas, sin lactosa y sin gluten


Buenos días amig@s. Como sabéis, en El Arte de cuidar T nos gusta aprovechar los productos de temporada. Por eso y, porque las fresas son una de mis frutas favoritas, os propongo unas riquísimas Tartaletas de fresa crudiveganas que están deliciosas y además son sin gluten y sin lactosa.
Como edulcorante, hemos añadido panela, pero podéis utilizar xilitol o  sirope de agave y si no queréis ningún azúcar añadido, podéis incorporar dátiles deshuesados e hidratados.
No son muy complicadas de hacer, aunque reconozco que el tema de desmoldar es algo laborioso, pero os daré trucos de cómo hacerlo.

Vamos a ver los ingredientes que necesitamos para preparar 4 de estas sabrosas Tartaletas de fresa .


Tartaletas de fresas con frutos secos crudiveganas, sin lactosa y sin gluten
Para la base:
-70 g de almendras tostadas con sal
-50 g de nueces
-Canela al gusto
-2 cucharaditas de panela
-25 g de aceite de coco virgen
Para la crema:
-150 g de anacardos
-230 g de fresas
-45 g de panela
-esencia de vainilla
-coco en polvo
-Moldes de tipo aro


Preparación:

La noche anterior a la preparación de nuestras tartaletas, ponemos los anacardos en un tarrito de cristal con agua, y los dejamos en remojo toda la noche.

Al día siguiente, picamos en una trituradora las almendras, las nueces y el aceite de coco a temperatura ambiente con el resto de ingredientes de la base.

Una vez adquirida la consistencia de masa, hacemos hueco en nuestro congelador, cogemos un plato o bandeja en la que nos quepan los 4 moldes. Rellenamos con la masa de la base repartiéndola entre los 4 moldes y los metemos en el congelador.

Mientras las bases se endurecen, vamos a preparar la crema de fresas. Lavamos bien las fresas, las troceamos y las ponemos en una batidora potente. Escurrimos bien los anacardos y los incorporamos a las fresas. Batimos a potencia alta. Una vez se hayan unificado bien los ingredientes, añadimos la panela, la vainilla y volvemos a batir. Tiene que quedar muy cremoso, si veis que no tiene un aspecto cremoso podéis añadir una cucharadita de bebida vegetal.

Sacamos los moldes con las bases del congelador que ya estarán muy duras. Añadimos la crema repartiéndola entre las 4 bases y la alisamos por arriba con una lengua de silicona. Ponemos en el congelador durante 2 horas como mínimo, para mi gusto están más ricas con unas horas más de congelado.

Finalizado el tiempo de congelado, sacamos nuestras tartaletas y las dejamos reposar a temperatura ambiente unos 2-5 minutos (no más). Con un cuchillo muy afilado vamos introduciéndolo por los laterales hasta la base para ir despegando la crema.

Una vez desmoldadas, colocamos nuestras tartaletas con cuidado donde las vayáis a servir. Adornamos con un poco de coco en polvo y unas hojas de menta o hierbabuena.

Y ya tenemos finalizadas nuestras tartaletas. Se sirven muy frías y tienen la textura de un helado cremoso.

Espero que os haya gustado la receta y, como siempre, si queréis dejar vuestros comentarios serán bienvenidos.

Un abrazo a tod@s

¡Buen fin de semana!

Tartaletas de fresas con frutos secos crudiveganas, sin lactosa y sin gluten