jueves, 5 de febrero de 2015

Recuperar la salud capilar


Al igual que la piel, el cabello necesita los mismos cuidados ante las inclemencias del tiempo como el sol, el calor, el viento, el frío, el agua del mar y piscinas...La cutícula del cabello se daña y deja la fibra capilar sin protección. Los más afectados suelen ser los cabellos teñidos, ya que tiene alterada su estructura orgánica y son más frágiles y quebradizos.
Un buen corte de pelo, usar productos de protección e hidratación y evitar en lo que se pueda el uso de planchas y secadores, son algunas de las pautas para preservar su aspecto saludable..
Si nada de esto funciona, podemos aplicar tratamientos  que ayudaran a "rescatar" nuestro cabello.


Los siguientes pasos son fundamentales a la hora de mantener un pelo saludable:


Hidratación: Utilizar champús, mascarillas y acondicionadores ricos en vitamina del complejo B, ceramidas y aminoácidos.

Filtros: Cuando vayamos a exponernos al sol, es fundamental utilizar productos que contengan filtros solares para evitar que la cutícula se queme.

Corte: Un buen mantenimiento de nuestro cabello, requiere cortar de forma habitual las puntas. Una buena forma de hacerlo, es antes de las vacaciones para evitar que se resquebraje.

Pero quizá, los mejores resultados se obtienen con un cuidado casero natural del cabello. Son remedios baratos y efectivos.
A continuación os enumero algunos de los muchos que hay:

Yema de huevo: Batir una yema de huevo, con una cucharada de aceite de aoliva y dos cucharadas de miel diluida con un poquito de agua. Aplicar desde raiz a puntas. Dejar actuar una hora y lavar el pelo de forma normal. El huevo, nos va a aportar de forma natural  vitaminas como: B5, B12, A, D, E, además de selenio, hierro, yodo, ácido fólico, colina. Las grasas grasas van a nutrir el cuero cabelludo, y los folículos pilosos. La miel y ell aceite nos van a nutrir el cabello aportando suavidad.

Yogurt: Aplicar un yogurt natural sin azúcar, a ser  posible ecológico, en el cuero cabelludo y resto de cabello con suaves masajes. Dejar actuar una hora y lavar. También podemos mezclar a partes iguales el yogurt con miel para potenciar aún más el efecto hidratante.

Aceite de almendras: mezclar un huevo, una cucharada de miel y una cucharada de aceite de almendras. Dejar actura 20 minutos y lavar. También podemos sustituir el aceite de almendras por aceite de coco, de Argán o de jojoba.

Banana: Hacer puré una banana madura (o plátano), mezclar con un huevo, tres cucharadas de miel, tres de leche y cinco de aceite de almendras. Dejar actuar unos 20 minutos y lavar.
Aguacate: Hacer un puré con un aguacate, añadir un huevo, una cucharada de aceite de oliva y dos cucharadas de mahonesa. dejar actura unos 30 minutos y lavar.



Consejos: si tenéis la raiz grasa, no abuséis de estas mascarillas, puesto que son muy hidratantes. Es recomendable que una vez aplicada la mascarilla os coloquéis una toalla caliente o un gorro de plástico y envolver en papel de aluminio. Los tiempos de reposo son estimados, al ser mascarillas naturales no pasaría nada si las dejáis en el cabello más tiempo del indicado.
No olvides que, una dieta equilibrada y hábitos saludables, son una de las mejores maneras naturales de cuidar nuestro cabello.

Os deseo un feliz día!!




0 comentarios:

Publicar un comentario