jueves, 29 de diciembre de 2016

Bizcocho de chocolate y naranja

Queridos amig@s, ante todo perdonad mi ausencia durante estos días y desearos a tod@s unas muy felices fiestas. En nada acabamos el año, un año lleno de proyectos e ilusiones, algunas cumplidas y otras no pero lo importante es seguir adelante y no perder nunca la esperanza.
Para mi última publicación del 2016 os traigo un bizcocho de cacao y naranja que es una delicia y como siempre fácil de cocinar, sin grandes complicaciones.

Los ingredientes que necesitaréis son:

- 1 yogurt natural sin edulcorar. Si sois intolerantes a la lactosa puede ser uno de soja.
- 1 medida y 1/2 del envase del yogurt de panela o azúcar de coco. También podéis usar xilitol.
- 2 medidas de harina de trigo de repostería. Para celiacos e intolerantes podéis usar trigo sarraceno, arroz o    mezcla preparada.
- 2 medidas de harina de trigo integral o centeno.
- 3 huevos grandes
- Ralladura de piel de una naranja bien lavada previamente. Más abajo os contaré otras opciones.
- 2 Cucharadas de cacao puro en polvo.
- Esencia de naranja (opcional).
- 1 cucharadita de canela en polvo.
- Trozos de chocolate negro (el mío era de repostería edulcorado con xilitol).
- 1 medida de aceite de oliva suave o aceite de coco.
- 1 sobre de polvo para hornear.


Preparación:

Precalentamos el horno a 200º C. Ponemos todos los ingredientes en un recipiente de batidora excepto el chocolate en trozos y la piel de naranja. Batimos muy bien hasta que no haya ningún grumo. A continuación, añadimos el chocolate y la piel de naranja y removemos bien con cuchara de madera. Volcamos todo a un recipiente apto para hornear aceitado previamente en caso necesario.
Bajamos el horno a 180º C y horneamos durante unos 20-30 minutos si es un horno de convección y si no tiene ventilador un poco más hasta que al pinchar la masa salga limpio.

Sugerencias:

Originalmente este bizcocho lo hacía con la piel de naranja confitada. Pero así lleva más azúcar, así que prefiero hacerlo con la piel rallada sin confitar. Evidentemente, está mucho más rico con la piel confitada. Si queréis probar es fácil de hacer, tan solo tenéis que quitar la piel evitando dejar la parte blanca que amarga. En un cazo ponéis el zumo de una naranja y unos 100 ml de agua y unas 5 cucharadas de azúcar, dejamos que el azúcar se disuelva a fuego medio-lento. Cuando esté listo añadimos la piel de naranja y dejamos hervir a fuego lento unos 20-30 minutos. Estará lista cuando se evapore todo el líquido. Sacamos la piel y la dejamos enfriar.
Si no queréis usar toda la  naranja podéis conservarla en la nevera para otros postres, preferiblemente en tarro de cristal.
Los trozos de chocolate han de ser bastante grandes para que no se os deshagan al hornear (cosa que me pasó a mí está vez).

Y nada más por hoy, tan solo desearos una feliz entrada y salida de año y que el 2017 haga que se cumplan todos vuestros sueños. Un beso a tod@s. Alicia


0 comentarios:

Publicar un comentario