martes, 5 de enero de 2016

Confitura de mango, peras y manzanas. Sin azúcar añadida



¿Qué tal habéis comenzado el año?. ¿Habéis glotoneado mucho? ;). Ahora toca empezar a cuidarse de nuevo. Todos cometemos excesos en navidad, en especial, en la alta ingesta de azúcares y grasas. Por eso, para hoy os propongo una receta de mermelada casera para hacer nuestros desayunos lo más sanos y nutritivos posibles. La he elaborado sin nada de azúcar añadida, tan solo la que proviene de las frutas. Por lo que, con medida, es apta para diabéticos y dietas bajas en azúcares.
Al ser casera, no lleva añadidas peptinas, conservantes ni colorantes. Os animo a hacerla, es muy sencilla y está riquísima.
Para elaborarla, he utilizado la panificadora, a la que le doy mucho uso, pero si no tenéis, podéis elaborarla en una olla a fuego lento. Es algo más pesada de hacer, ya que hay que remover con frecuencia para que no se os pegue. Si la hacéis con el método tradicional de la olla, tendréis que añadir algo de agua, pero no la echéis de golpe!!. La fruta (en especial la pera) irá liberando su propia agua y corréis el riesgo de que se os quede demasiado caldosa.
Yo os propongo estas frutas, pero  no hay mejor manera para aprovechar frutas algo pasadas que haciendo confituras caseras. Podéis usar mandarinas, naranjas, plátano, kiwi, sandía, calabaza, y un largo etcétera.


Para elaborarla es necesario: 

-1 mango pequeño maduro.
-3 peras maduras.
-2 manzanas pequeñas.
-Dátiles al gusto (yo empleé unos 6-7 y quedó en el punto de dulzor).
- El zumo de medio limón.

Procedimiento:

Pelar y trocear todos los ingredientes y ponerlos en la cubeta de la panificadora. Regar con el jugo del limón. Programar la panificadora en el programa de confitura. En la mía tiene una duración de 1h y media, pero tan solo hizo falta 1h y 10 minutos y ya estaba hecha.
Retirar la cubeta con cuidado de no quemarnos y echar la fruta en un vaso para batidora. Triturar todo bien.
Para conservarla, la guardamos en tarros de cristal previamente lavados o esterilizados (hirviéndolos en agua unos minutos). Si queréis conservarla mucho tiempo, es preferible que los tarros sean pequeños para ir consumiéndola poco a poco, y lo mejor sería cocerlos al baño María, sumergiéndolos en agua hasta la tapa e hirviendo por unos 20 minutos. Si por el contrario vais a consumirla en relativamente poco tiempo, es suficiente con llenar el bote hasta el borde y tapar cuando está caliente y por último le damos la vuelta, dejando en esta posición hasta que se enfríe la mermelada.

Si queréis echar un vistazo a otras recetas de mermeladas caseras de mi blog os dejo los enlaces:

http://elartedecuidart.blogspot.com.es/2015/04/mermelada-casera-de-manzana-canela-y.html

http://elartedecuidart.blogspot.com.es/2015/07/mermelada-melaza-de-datiles.html

¡Buen provecho!

0 comentarios:

Publicar un comentario