viernes, 5 de febrero de 2016

Receta de quinoa con setas




La receta de hoy, es un plato muy fácil de preparar y que está riquísimo, Quinoa con setas. La quinoa, es un pseudocereal, libre de gluten, y repleto de cualidades nutricionales.
Posee un alto nivel de proteínas, además de contener los nueve aminoácidos esenciales, lo que nos otorga un aporte extra de energía y, por eso,  es imprescindible en la alimentación de deportistas con alto consumo calórico. Además, es rica en magnesio, lo que ayuda  a un mejor funcionamiento muscular y a su vez, gracias al aporte extra de calcio, ayuda a regular el ph de nuestro organismo.
Está compuesta por: minerales (como el calcio, hierro y magnesio), vitaminas (C, E, B1, B2 y Niacina) y fósforo.
​Su contenido en grasa es rico en Omega 3 y 6, lo que contribuye a un buen funcionamiento de las arterias, previniendo enfermedades cardiovasculares e hipertensión.
Es una importante fuente de fibra tanto soluble como insoluble.
Tiene un índice glucémico muy bajo, por lo que es ideal para personas con diabetes.
A parte de todas estas cualidades, es un alimento muy versátil, se puedepreparar de muchas maneras, tanto en dulce como en salado y, lo mejor de todo, es que tiene un sabor delicioso.

Para preparar el plato vais a necesitar:

-Dos puerros grandes.
-Caldo de pollo o verduras.
-Medio kilo de setas (las que os gusten o estén de temporada). También podéis utilizar champiñones frescos.
-1 taza de quinoa.
-3 pechugas de pollo
-Aceite, sal y especias.

Procedimiento:

Lo primero que debemos hacer, es lavar bien los puerros haciéndolos una crucetas (aquí os digo como), para que no quede nada de tierra en el interior. A continuación, los secamos bien, los troceamos y reservamos.
Hacemos lo mismo con las setas, las lavamos muy bien, las secamos delicadamente con unos papeles de cocina y troceamos. Después, partimos las pechugas de pollo y también reservamos.
Por último, lavamos bajo el grifo la quinoa. Yo lo hago con ayuda de un colador, ya que el grano es muy pequeño y así evitamos que se nos escape. Dejamos escurrir.
Ponemos a calentar en una olla un poco de aceite de oliva. Cuando esté caliente, añadimos los puerros. Los sofreímos bien y, cuando estén doraditos, añadimos las setas. Cocinamos por unos minutos con cuidado de que no se nos peguen y añadimos el pollo. Lo doramos bien. Cuando esté listo el conjunto, añadimos la quinoa lavada y sofreímos por unos minutos. Añadimos sal y la especias que deseemos (perejil, pimienta, mostaza..) y cubrimos con caldo que, previamente, habremos calentado para no romper la cocción cuando lo añadamos. Dejamos cocer unos 15-20 minutos o hasta que se evapore el caldo, removiendo de vez en cuando para que no se pegue.

La cantidad de caldo debe ser el doble y un poco más que la cantidad de quinoa que hemos puesto, es decir, dos tazas y cuarto aproximadamente.

Y ya la tenéis lista para disfrutar. Un plato muy apetecible para los fríos días de invierno.

Nota: la quinoa, la podéis comprar en la sección de dietéticos de las grandes superficies o bien en herbolarios. Veréis que la hay de tres colores: blanca, roja y negra. Se suele vender o bien blanca sola o un conjunto de las tres. La blanca, es la más conocida y fácil de encontrar. La roja es algo menos grasa y la negra, la que mayores niveles de litio contiene y la que queda más crujiente. A mi, personalmente, me gusta más la blanca sola, aunque para este plato utilicé la mezcla de colores que me regalo mi querida amiga María.
 
Os deseo buen fin de semana a todos.

0 comentarios:

Publicar un comentario