lunes, 22 de febrero de 2016

Pastelitos veganos, sin gluten de coco y plátano.

Buenos días a todos. Hoy hace un espléndido lunes, ¿no creéis?. Para celebrarlo, os traigo una receta de galletitas de coco y plátano aptas para veganos, celiacos y dietas bajas en azúcar, sin abusar, ya que el plátano contiene muchos hidratos de carbono que se metabolizan en nuestro organismo como azúcares y el coco, tiene un altísimo poder energético (100 gr. de coco, conti
enen aproximadamente 300 calorías).


Además de riquísimas, estas galletas están cargadas de propiedades nutritivas. Con el plátano, vamos a aportar a nuestro organismo minerales como: potasio, hierro, magnesio y vitaminas del grupo B, ácido fólico, vitamina C y E.
Y qué deciros de las múltiples bondades del coco. El coco, tiene propiedades bactericidas, antifúngicas (de hecho, es un gran aliado en la lucha contra la candidiasis), antiparasitarias, estimula nuestro sistema inmunitario y un largo etcétera. Además, nos aporta fibra y minerales como el potasio y magnesio.

A parte del coco rallado, en esta receta he empleado aceite de coco en lugar de oliva o girasol, ya que el aceite de coco es rico en ácido laúrico, un ácido graso saturado que es el que otorga al coco su gran poder bactericida y rico en ácido caprílico que es el que actúa como antifúngico.

Y sin más, os pongo la receta. Espero que la disfrutéis como lo hemos hecho en casa.

Ingredientes

-2 plátanos maduros.
-120 gr. de coco rallado.
-150 gr. de harina de coco (más abajo os explico las variaciones).
-75-85 ml. de aceite de coco virgen.
-Leche vegetal, la que admita. Yo usé de arroz.
-Semillas molidas o enteras (lino, sésamo, chia, goji) o frutos secos para decorar.






Semillas molidas que he usado.
La nueva variedad de lino, chia, manzana
y canela, está deliciosa.
Aclaración: Yo he empleado harina de coco para que la textura salga tipo pastelito. Sin embargo, podéis usar harina de trigo sarraceno o de teff o, si sois tolerantes al gluten, de avena, kamut, espelta o trigo.

La textura que lograréis con las harinas, será totalmente diferente, más tipo galleta, más compacta, pero igualmente rica. Aunque para mi gusto, están mucho mejor con la harina de coco eso sí, la masa es algo más difícil de trabajar.




Con trigo sarraceno.
En esta foto podéis ver la diferencia de unas galletas a otras. Como os decía, con la harina de trigo sarraceno, quedaron más tipo galleta, mientras que con la de coco, quedan más blanditas, tipo pastelito.
Estas las presenté con nueces, y la masa lleva un poco de canela y jengibre.







 Procedimiento

Pelamos los plátanos y los partimos en rodajas. Los colocamos en un recipiente y los vamos aplastando con el tenedor hasta formar una papilla. A continuación, añadimos el coco rallado y vamos integrando todo bien hasta lograr una masa.

Después, añadimos el aceite de coco. Si hace frío, probablemente esté sólido. Para licuarlo, poned un cazo con agua y derretir el aceite al baño María.

Añadimos el aceite a la mezcla anterior y vamos trabajando la masa. Cuando esté bien integrada, vamos añadiendo poco a poco la harina de coco. Nos irá costando trabajar la masa, ya que queda muy espesa. Yo cogí el mazo del mortero para ir ayudándome y finalmente trabajém la masa con la mano que es lo más sencillo y cómodo.

Cuando veamos que no podemos seguir trabajando la masa, será el momento de añadir la leche vegetal. Os pongo la que admita, por que realmente no la medí. Tenéis que ir añadiendola poco a poco e ir trabajando la masa, que os debe de quedar compacta, pero algo pegajosa. No os preocupéis por que os quede apelmazada, al trabajarla con la mano veréis que se hace fácilmente gracias a la grasa del aceite de coco.

Encendemos el horno a 180º C.

Colocamos papel de hornear en la bandeja del horno.
Textura con la harina de coco

Vamos formando con las manos bolitas y le damos la forma que deseemos. Yo usé unos moldes de repostería. Aplaste las bolitas sobre la encimera y fue cortando la masar con los moldes en forma de flor.

Por último las decoramos con semillas molidas o enteras y los frutos secos.

Ya solo nos queda hornearlas, unos 15-20 minutos a 180ºC.
Vigilad  que no se doren en exceso.
Dejar enfriar
Estos pastelitos están mucho más ricos de un día para otro.

Sugerencias: podéis añadir a la masa  un poco de canela, jengibre, aromas de limón o naranja. Vuestra imaginación será la que ponga los límites.

Os dejo el resto de las fotos de la receta.
Un abrazo y disfrutad del resto del día. ¡¡Hasta la próxima¡¡.



Galletas yo con la forma del molde


Listas para hornear con las semillas


Horneadas uhmmm. ¡¡Cómo huele la casa!!

Divinas han quedado jijiji
Otra foto de las de trigo sarraceno.

0 comentarios:

Publicar un comentario